Home - Sin categoría - Eliminar tatuajes, ¿qué opciones existen?

Eliminar tatuajes, ¿qué opciones existen?

Posted on 15 enero, 2020 in Sin categoría

Como consecuencia de diferentes escenarios a nivel laboral u otras situaciones relacionadas con el ámbito personal, cada vez son más las personas interesadas en informarse acerca de las diferentes técnicas de eliminación de tatuajes que existen en el mercado.

No obstante, y pese a que el láser es una de las opciones más conocidas, es conveniente saber que existen otro tipo de recursos para eliminar los pigmentos de tinta de nuestra piel.

A continuación hemos realizado una selección de algunas de las principales vías que suelen utilizarse a la hora de enfrentarse a este tipo de realidades. Para resolver todas las dudas existentes, hemos seleccionado las principales ventajas e inconvenientes de cada uno de estos procedimientos. De esta manera, siempre tendrás la máxima información para encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

El láser, la mejor opción

La eliminación de los tatuajes con láser es uno de los procesos más habituales que mejores resultados pueden provocar en nuestra piel. Debido a los avances que han existido en los últimos años en las técnicas relacionadas con este tipo de recursos, actualmente es posible disfrutar de una experiencia prácticamente sin dolor capaz de garantizar los mejores resultados.

En este sentido, es importante tener en cuenta que en la mayoría de los casos los resultados observar directamente desde la primera sesión. No obstante, el proceso de cicatrización al que tiene que someterse la piel hace que cada cuerpo necesite de unos plazos a la hora de presentar el mejor estado posible. Por ello, es recomendable no hablar de fechas a nivel general, sino siempre desde un punto de vista más individualizado. En cualquier caso, y a modo de imagen general de este proceso, normalmente es a partir de las tres semanas cuando la piel comienza a presentar un resultado perfecto, sin rastro de el tatuaje.

El funcionamiento de láser es muy sencillo. Mediante esta metodología, se fragmentan las partículas de nuestra piel que tienen pigmentos de tinta, en otras de menor tamaño. Esto facilita que sea el propio sistema linfático el que, al encontrarse con porciones de menor tamaño, se dedique a eliminar la tinta que existe en las diferentes capas de la piel. El proceso es especialmente recomendable debido a la naturaleza del mismo, ya que apenas hay que someter al cuerpo a una gran cantidad de estrés.

Además, en los casos en los que los tatuajes sean lineales, sin relleno, su eliminación es especialmente sencilla.