Home - Salud - CUIDA DE LA SALUD CON LA COPA MENSTRUAL

CUIDA DE LA SALUD CON LA COPA MENSTRUAL

Posted on 6 diciembre, 2018 in Salud

La copa menstrual es un producto de higiene femenina que se introduce en la vagina durante la menstruación. Su propósito es recoger el fluido menstrual para que no llegue a la ropa. Las copas menstruales se elaboran habitualmente con silicona médica y tienen forma de campana con un pequeño tallo al final de la parte más estrecha. Este tallo se utiliza para la introducción y extracción de la copa. La copa se adhiere a las paredes vaginales por debajo del cuello del útero. Cada vez que se necesite (dependiendo del flujo) y con un máximo de 12 horas la copa se extrae, vacía, limpia y se vuelve a introducir. Después de cada periodo la copa se debe poner en agua hirviendo durante 5 minutos y guardarse hasta el mes siguiente.

A diferencia de los tampones y las compresas la copa recoge el fluido menstrual en lugar de absorberlo. Una copa es reutilizable hasta 10 años. Esto lo hace mucho más económico a largo plazo que las compresas y tampones desechables. La copa también se considera más práctica y respetuosa con el medio ambiente que estos productos convencionales. Además, dado que es reutilizable su uso reduce significativamente los desechos plásticos generados con los otros productos que se desechan diariamente. Se consideran una alternativa segura a los productos de higiene menstrual que se utilizan habitualmente.

Ventajas

  • La copa menstrual almacena el flujo menstrual en su forma líquida. El tampón lo absorbe y mantiene en una forma semi-coagulada contra el cuello del útero. Esto reduce el olor.
  • Las copas almacenan el flujo en el interior de la vagina y no manchan en general (cuando se vacían con la frecuencia necesaria y se insertan debidamente).

Estudios de aceptación

Un ensayo aleatorizado y controlado en 2011 en Canadá investigó si las copas menstruales de silicona eran una alternativa viable a los tampones y descubrió que aproximadamente un 91% de las mujeres del grupo de la copa menstrual dijo que continuarían usándola y la recomendarían a otras mujeres. En 1991 un estudio clínico en el que participaron 51 mujeres 23 participantes (45%) descubrieron que las copas menstruales de silicona eran una manera aceptable para manejar el flujo menstrual.

En 1932 se patentó una primera versión de una copa menstrual en forma de bala. En 1937 Leona Chalmers patentó la primera copa comercial utilizable. Posteriormente se patentaron más copas en 1935, 1937 y 1950. Las primeras copas menstruales estaban hechas de goma.

En 1987 se comercializó una copa menstrual de latex en los Estados Unidos. Este demostró ser la primera copa menstrual comercialmente viable y está disponible todavía a día de hoy. La primera copa menstrual de silicona Mooncup se fabricó en RU en 2001. Ahora la mayoría de las copas se fabrican con silicona médica debido a su durabilidad y propiedades hipoalergénicas.

Su popularidad está aumentando en todo el mundo. Algunas organizaciones no gubernamentales y empresas han empezado a proponer la copa menstrual como una solución para las mujeres de países en desarrollo desde 2010 como Kenia y Sudáfrica. Se proponen como una alternativa de bajo coste y respetuosa con el medio ambiente a los productos convencionales.

Impacto medio ambiental

Dado que son reutilizables, las copas menstruales ayudan a reducir la elevada cantidad de desechos sólidos. Algunos productos plásticos de los tampones y compresas pueden tardar 25 años en descomponerse en el océano y causan un impacto medioambiental significativo.

Se estima que al año se desechan 20 billones de compresas y tampones en Norteamérica. Normalmente acaban siendo incinerados, lo que puede tener un gran impacto en el medio ambiente. La mayoría de estos productos contienen algodón y plástico: el plástico tarda 50 años o más en descomponerse y el algodón empieza a degradarse después de 90 días si se compostó.

Al ser reutilizables, la copa menstrual reduce significativamente la cantidad de desechos generados de los ciclos menstruales, ya que no se genera un residuo diario y la cantidad de plásticos disminuye.